Mercado de suelo Urbano y Derecho a la vivienda

Por Lisandro Silva

El suelo urbano constituye uno de los factores más relevantes para el desarrollo de actividades en las ciudades y en particular, para el acceso a la vivienda por parte de sus habitantes. Su atributo principal, el precio por m2, constituye una suerte de “barrera de entrada” para un proyecto habitacional o el acceso de las familias a su solución habitacional.

El problema en nuestro país, es que desde la política de desarrollo urbano del año 1979 de la dictadura militar, ha establecido una privatización de la gestión urbana de servicios e infraestructura, acompañado de una creciente “desregulación” del desarrollo urbano, para dejar que “el libre juego del mercado”, resuelva la mejor asignación de los recursos de inversión en infraestructura urbana y los proyectos inmobiliarios. Este esquema de desregulación del desarrollo urbano, es acompañado con la definición de una política pública de viviendas sociales, tendiente a financiar la demanda habitacional mediante subsidios (diferenciados por niveles de ingreso) y con un costo fijo de la solución habitacional.

Así, desregulación, mercado y subsidios (principalmente para la vivienda), es la triada que explica los crecientes niveles de segregación y desigualdad socio-espacial en nuestras ciudades, en particular las más grandes o metropolitanas.

Esta barrera de acceso (el precio del suelo), genera procesos de segregación social habitacional, pues las otras actividades que no son habitacionales, como centros comerciales, edificios de oficinas o centros de servicios, generan rentabilidades y utilidades que permiten pagar altos precios del suelo. Sin embargo, en el caso de una vivienda, dicho valor lo termina pagando el presupuesto familiar de los que compran la vivienda.

Esta situación es más crítica, en el caso de las viviendas sociales, a las cuales se accede mediante un subsidio para acceder a la “solución habitacional de las familias de interés social”, pues el subsidio se entrega en un monto fijo a cada familia, y por el lado de la producción de las viviendas económicas, las empresas constructoras deben trabajar con un costo fijo de la solución habitacional por segmento de ingreso familiar.

La paradoja es que en esta situación de subsidio fijo para el presupuesto familiar, y costo fijo para la construcción de dicha solución habitacional, el aumento especulativo (sin corresponder a inversión en mejoras para dicho fin) del precio del suelo, desplaza la posibilidad de producción y acceso a la vivienda por parte de las familias a los peores terrenos (los más baratos), por calidad de suelo, o los más lejanos de los centros de servicio y empleo.

El problema es que el precio del suelo, no aumenta en forma relacionada con los insumos que se requieren para su mantención, sino que aumenta, por mejoras de inversión pública en su accesibilidad, dotaciones de servicios, y por disposiciones de planes reguladores, que permiten instalar ciertas actividades rentables comercialmente, aumento de densidades habitacionales en los entornos del predio, o permiten construir mayores cantidades de pisos en sus edificios. En general la liberación de restricciones, en una primera instancia genera bruscos procesos de compra y construcción habitacional, y con lo cual se pagan altas cantidades por el precio del suelo. Una vez saturado el lugar de construcciones, y las ganancias disminuyen, se acumulan los costos sociales de dicha densidad (congestión, conos de sombra, desgaste de infraestructura, etc.), vuelve un espiral de deterioro pero en mayor densidad. Ver por ejemplo los guetos verticales de Estación Central.

#CreemosValpo: Más de 16 mil personas participaron de la Consulta Ciudadana

Tras cuatro días de la Consulta Ciudadana #CreemosValpo, cuyo objetivo fue conocer las preferencias de los ciudadanos y ciudadanas respecto a los usos del paño Barón y futuros proyectos para el borde costero de Valparaíso, esta mañana el municipio porteño entregó los resultados de la consulta, los cuales serán utilizados como guía para la construcción de un plan integral de Borde Costero Comunal.

El balance de la Consulta Ciudadana fue entregado por el alcalde Jorge Sharp, junto a las Directora de la Secretaría Municipal de Planificación (SECPLA), Tania Madriaga; el Gerente de Corporación Municipal de Valparaíso, Marcelo Garrido; la Concejala Zuliana Araya; miembros del Concejo Ciudadano por el Borde Costero; parlamentarios y; voluntarios y voluntarias que formaron parte de este inédito proceso de participación.

Lograr un proyecto de desarrollo sostenible, que comprenda al mar, a los cerros y sus quebradas, la reserva de la biosfera y la forma única de asentamiento urbano, como riquezas públicas del territorio, es el propósito definido por el municipio porteño, orientando este objetivo en aportar al bienestar y desarrollo de la comunidad, con un proyecto de Borde Costero que permita el acceso público de los y las habitantes, desde la ciudad hacia el mar.

Respecto a los aspectos consultados con este instrumento, Tania Madriaga, directora de SECPLA, informó que “las preguntas eran tres, una sobre el paño Barón, la otra sobre el borde costero integrado, desde Laguna Verde a Caleta Portales, y la tercera, sobre lineamientos generales que deben orientar los proyectos que se desarrollan. Esta es una consulta que busca proponer, a partir de la opinión de la ciudadanía, una mirada integral del borde costero. Busca generar una orientación de cómo debemos ordenar las prioridades respecto a los proyectos de borde costero y el paño Barón, en particular, el cual está normado por el Plan Regulador de la ciudad, para uso público y no portuario”.

Dentro de las preferencias señaladas por quienes participaron de esta Consulta Ciudadana, Marcelo Garrido, Gerente de la Corporación Municipal de Valparaíso comentó que “sobre los usos posibles del paño Barón, la principal orientación es hacia el bienestar, vivir mejor, espacio público común. La ciudadanía señala que los destinos debieran ser, en primer lugar, área verde, uso deportivo/ recreacional, y un segundo grupo de preferencias orientadas a destinos culturales, turísticos y gastronómicos. En relación al borde costero integral, la segunda pregunta, nuevamente la orientación principal es asociada a espacios públicos. Sobre los lineamientos, vemos con claridad que las orientaciones que se debieran seguir, son en primer lugar: patrimonial cultural, medio ambiente y sostenibilidad”.

Respecto a este ejercicio democrático, inédito en Valparaíso, el alcalde Jorge Sharp comentó que “lo que buscamos con esta consulta es escuchar la opinión de la gente, evitar que las decisiones se resuelvan entre cuatro paredes. La ciudad debe dejar de ser una especie de torta donde cada quien quiere sacar su pedazo, la ciudad tenemos que pensarla integralmente. Por lo tanto, la ciudadanía porteña espera que en Barón y en el borde costero puedan ser una oportunidad para poder acceder a mayor calidad de vida, mayor bienestar y vivir mejor. Pero, junto con esto, la ciudadanía también nos dice que es importante que exista desarrollo portuario, nos indican en la segunda pregunta que quieren que se construya un muelle de cruceros, un puerto pesquero, incluso tiene menciones importantes un puerto de carga y descarga sostenible y un nuevo molo. Con esto, la ciudadanía nos está diciendo, de forma muy sabia, que el borde costero puede ser utilizado de diversas formas, pero armónicamente. Este es un llamado a todos los grupos de interés de la ciudad, para que pensemos este sector de forma integral. Que el desarrollo económico y portuario sea armónico, dialogando y que no sea a pesar del futuro de la ciudad”.

En concreto, 16.311 personas participaron de este proceso democrático, dentro de los cuales se desglosan 11.138 personas que se encuentran inscritas en las bases de datos municipales y que registran domicilio en la comuna. Del resto de personas consultadas, 3.192 personas no residen en la ciudad, pero, principalmente, son habitantes de la Región de Valparaíso. Y 1.981 consultados fueron estudiantes de enseñanza básica de diversos establecimientos educacionales.

 

Planificación participativa de la ciudad: clave para frenar deterioro de Valparaíso

“Valparaíso como ciudad está en una etapa de transición de actualizar democráticamente las reglas de discusión, entendiendo por ellas no solo el Pladeco, sino también la capacidad de construir un nuevo pacto en diversos ámbitos, de los que queremos producir ciudad”.

Fueron las palabras del alcalde porteñoJorge Sharp, en la inauguración del Año Académico de la carrera de Geografía de la Universidad de Playa Ancha.

Sin embargo, pese a los esfuerzos que la alcaldía realiza en una ciudad que a su juicio ha sido abandonada por políticos que no han estado a la altura de sus habitantes, precisó que Valparaíso avanza peligrosamente a una zona de sacrificio.

“Para frenar este deterioro la clave está en la planificación, herramienta que aunque se trate de una ciudad que creció sin ella, es urgente su aplicación con apoyo de la ciudadanía y las universidades”, comentó a la audiencia.

El alcalde destacó que dicho instrumento debe considerar: la distribución democrática de las riquezas –naturales, culturales, entre otras- del territorio; el desarrollo económico sustentable que dialogue con la ciudad; movilidad de acuerdo a la geografía y habitantes de Valparaíso; producción de bienes comunes (parques, plazas); y una vinculación entre cerro, plan y mar.

Tendencia al camino corto

Las apreciaciones de la autoridad local tuvieron su base en la exposición del arquitecto y magíster en Urbanismo por la Universidad de Chile, Lisandro Silva, quien se refirió al “Proceso de descentralización. Desafíos para el ordenamiento territorial”.

Frente a una ciudad imposible de habitar por su posición patrimonial, compleja por situación ambiental, social y económica, las soluciones son igualmente complejas, dijo el arquitecto.

Entonces, sostuvo que “dada esta realidad cuando hay que construir futuro, hay que hacerlo colectivamente, mediante procesos participativos, con foros ciudadanos”. Y allí se detuvo y expresó: “Se percibe una tendencia al camino corto en los grupos técnicos de servicios públicos. Es muy breve la distancia entre los datos y la proposición de proyectos. Allí está lo peligroso, porque quienes piensan técnicamente la ciudad, lo hacen a pesar de sus habitantes, con discursos argumentativos y no apoyados en investigaciones ni teorías”.

La necesidad de descentralizar la planificación urbana, manifestó Lisandro Silva, se sustenta sobre tres ejes centrales: traspaso de competencias, los gobiernos metropolitanos y ordenamiento territorial, y la descentralización fiscal. “Para lo anterior es necesario hacer converger las ciencias naturales con las ciencias humanas”.

La inauguración del Año Académico fue liderada por el decano de la Facultad de Ciencias Naturales y ExactasJosé Rubio, junto a académicos y estudiantes de la carrera de Geografía.

 

Democracia Participativa en el Gobierno Local de Valparaíso: Constituir el poder de las mayorías

Por Tania Madriaga, directora Secpla

Hemos asumido la tarea de aportar en las transformaciones que Valparaíso requiere, para enfrentar los problemas urgentes y proyectar el mañana protegiendo y recuperando la memoria que representa el principal capital sobre el que se debe fundar el futuro de la comuna. Esto implica re significar el gobierno local para ponerlo a disposición de las mayorías, de sus iniciativas, de sus intereses, de su capacidad de producir el territorio, planificando participativamente.

Proponemos un modelo de producción de riqueza orientado por el principio de justicia social que ordene nuestras relaciones y vínculos. Es a partir de las energías sociales colectivas, que se encuentran en movimiento, que se debe fundar este nuevo proyecto común, en que las expresiones competencia, lucro e individualismo sean reemplazadas por colaboración, sostenibilidad y bien común.

La participación en la planificación, que fija un horizonte y orienta los pasos a seguir, requiere de actores en movimiento, de coordinación de intereses, de debate y acuerdos sobre las prioridades. En ese marco el rol del gobierno local es colaborar para fortalecer las energías sociales pues debe constituirse como una herramienta de la comunidad para alcanzar sus metas, y estructurarse de manera que sea un espacio de encuentro entre las voces del territorio y los instrumentos institucionales con que contamos.

Este horizonte forma parte de un proceso que ya hemos comenzado en Valparaíso con la Alcaldía Ciudadana. Como fruto de este primer año de gestión, hemos iniciado la construcción de espacios de trabajo para las propuestas y definición de prioridades, que aporten en la construcción de los dos instrumentos de planificación más importantes con que cuentan los gobiernos locales, el Plan de Desarrollo Comunal y el Plan Regulador Comunal.

Hemos organizado la información con que cuenta el municipio respecto a las propuestas de la comunidad, las que someteremos a consideración en jornadas de planificación participativa en los barrios, para complementar y fijar prioridades conjuntamente. Con estos insumos constituiremos lo que hemos llamado Plan Comunal y Planes de Barrio, que expresarán las necesidades particulares de los territorios a partir de iniciativas específicas, pero que también propondrán proyectos de escala mayor que la comuna en su conjunto requiere.

Este proceso no ha sido ni será fácil, existen algunos actores que prefieren continuar velando por sus propios intereses, resguardando las posibilidades de lucro sin límites que les permite su acumulación de poder.

Cada vez somos más los que pensamos que este modelo de sociedad no es sostenible; que creemos acabaremos sin futuro para las próximas generaciones si continuamos por el camino de la depredación del medio ambiente. Si no relevamos y protegemos nuestra cultura y saberes sobre como habitar nuestros territorios, se profundizará aún más la desigualdad y seguirán quedando grupos sociales enteros relegados, sin acceso a los bienes y servicios básicos a los que todas y todos tenemos derecho.

Porque estamos convencidos de la necesidad de reorientar el rumbo, invitamos a todas y todos a aunar esfuerzos para lograr la meta de un Valparaíso justo y sostenible.

Con gran concurrencia de vecinos comenzaron las “Jornadas de Planificación Participativas”

Se trata de 10 encuentros territoriales, organizados por la Secretaría Comunal de Planificación de la Alcaldía Ciudadana de Valparaíso, que permitirán construir los Planes de Desarrollo Comunal y el Plan Regulador.

Se dio el vamos a las Jornadas de Planificación Participativa, con una gran afluencia de vecinos y vecinas de Valparaíso que quieren formar parte de la recuperación, reconstrucción y transformación de la ciudad.

La cita, fue el fin de semana recién pasado en el Liceo Eduardo de la Barra, hasta donde llegaron vecinos del Almendral, Las Cañas, El Litre, Merced, La Virgen, La Cruz y Santa Elena, en la mañana. Y de Monjas, Mariposa, Alegre, Cárcel, Florida, Miraflores, Panteón, La Loma, Jiménez, Yungay, Concepción, Bellavista y San Juan de Dios.

En total, la Secretaría Comunal de Planificación (SECPLA) de la Municipalidad de Valparaíso, realizará 10 jornadas territoriales que abarcarán todos los cerros y sectores de Valparaíso, incluidos Placilla y Laguna Verde. “Como Alcaldía Ciudadana nos comprometimos a planificar participativamente nuestra ciudad. Y eso hemos hecho durante todo el año en encuentros y talleres con  la comunidad. De esta manera vamos a poder construir el Plan de Desarrollo Comunal y el Plan Regulador Comunal”, sostuvo la encargada de SECPLA, Tania Madriaga.

VECINOS

Las Jornadas de Planificación Participativa, consisten en mesas de trabajo donde los vecinos “pueden dar su opinión y cuáles son los proyectos prioritarios para el territorio y que deben guiar las prioridades de los planes de desarrollo que deben estar listos el próximo año. Estamos iniciando este proceso formal que esperamos sea vinculante para que los vecinos puedan hacer un control y participar en la implementación de los proyectos”, agregó Madriaga.

Daniela Feliu, vecina del Barrio O´Higgins, comentó en la jornada           que la motiva seguir defendiendo los barrios. “Tanto supermercado y edificios me asusta. Y vine con mi sobrina para que ella sepa sus derechos como ciudadana, los que ahora se están notando más en Valparaíso”.

En esa misma línea, Maria Eugenia Avilés, del Cerro Las Delicias, expresó que “vamos a ver qué se puede hacer con una alcaldía que nos hace participar a todos. Eso es fundamental, la gente no participa mucho porque todavía tenemos el peso de la dictadura que tuvimos, pero estos encuentros productivos van rompiendo ese miedo”.

Claudio Guerrero, en cambio, no vive en Valparaíso, pero trabaja en la Universidad Católica, también valoró el encuentro. “Me parece genial y me gusta la metodología que utilizan. Cómo concebir una ciudad donde las decisiones se toman desde arriba. Las comunidades deben formar parte. Por eso me parece crucial este tipo de encuentros”.

Finalmente, la encargada de SECPLA, extendió la invitación a todos los vecinos a participar en las jornadas territoriales para hablar sobre los barrios y sus necesidades.

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a escribir!